10 razones económicas para “descarbonizarse”

Decía la conservacionista estadounidense Mollie Beattie: “La economía y el medio ambiente son lo mismo. Es la regla de la naturaleza”. Descarbonizar la economía es llevar a cero las emisiones de gases contaminantes (los gases de efecto invernadero- GEI) y el Gobierno de Costa Rica nos motiva a involucrarnos a todos, empresas, entidades públicas y ciudadanos, para alcanzar esta meta en el 2085, con importantes beneficios. Aquí mencionamos algunas razones:

1. El cambio climático es una realidad y hay que actuar.

Los gases de efecto invernadero en la atmósfera crean condiciones similares a un invernadero, ya que atrapan el calor e incrementan la temperatura, produciendo calentamiento global.

2. El cambio climático ya produce efectos dañinos.

Cada vez es más evidente el impacto que tienen las variaciones de los fenómenos co

mo El Niño y La Niña en nuestro país, con graves consecuencias económicas por los desastres naturales que causan año con año, como tormentas, huracanes, sequías pronunciadas, inundaciones, destrucción de la biodiversidad y migraciones.

3. Ser C-Neutral es una meta prioritaria para la vida.

Hoy la ciencia nos dice que para mantener el aumento de la temperatura promedio debajo de los 2 °C será necesario que el planeta entero sea carbono-neutral en la segunda mitad del siglo XXI y que, eventualmente, se logrará retirar gases de efecto invernadero de la atmósfera.

4. Es un compromiso de todos.

La descarbonización total de la economía mundial solo podrá ocurrir con el compromiso y las acciones de todos: empresas, municipios y ciudadanía, unidas, para neutralizar las emisiones de gases contaminantes. A nivel nacional, Costa Rica ya se puso la meta para ser C-Neutral en 2021 y ahora se propone un plan 2.0 para el 2085. Para ello, es vital que todas las organizaciones en el país se sumen a demostrar y hacer inventarios de sus acciones por la C-Neutralidad.

5. Fomenta el ahorro y la eco eficiencia.

Ser una entidad verde nos mueve a incorporar la eco eficiencia en toda la organización con el uso eficiente de los recursos. Solo con proponerse metas de reducción del impacto ambiental, en el último año, una institución como el Banco Nacional alcanzó un ahorro de ¢511 millones en agua, luz, combustible, papel y tinta; colocó más de 81 mil productos verdes, alcanzó que 21 oficinas se certificaran con Bandera Azul y recicló más de 187 mil kilos de material.

6. Mejora la competitividad de las empresas.

Ser carbono neutral incrementa los negocios sostenibles y tener productos amigables con el ambiente, por ejemplo, un crédito que permita a las empresas la reducción de sus costos de operación. Además mejora la competitividad y los ingresos por ventas; promueve una disminución y mejor control de los gastos en actividades generadoras de huella de carbono.

7. Permite ser un buen ciudadano, amigo de la comunidad.

En definitiva, las acciones de la carbono-neutralidad permiten a las empresas identificar oportunidades de mejora, y esto también tiene relación con los programas y ayudas sociales que proporciona la entidad. Un ejemplo muy gratificante es que promueve el voluntariado y proyectos y ayudas sociales a comunidades en condición vulnerable.

8. Se reduce la huella de carbono.

Ser carbono neutral es una excelente inversión para las organizaciones, las empresas y los ciudadanos. Ayudará al país a ser más competitivo. Produce ahorros importantes, por ejemplo en combustible, consumo de energía y agua, con solo tomar medidas de reducción de costos que sean amigables con el ambiente, con lo cual también se reduce la huella de carbono.

9. ¿Cómo asumir el reto?

En las empresas, las organizaciones y los hogares, las personas están llamadas a contribuir con la carbono neutralidad. Identifique sus fuentes de emisión de gases de efecto invernadero, cuéntelas (haga un inventario) y piense en ideas creativas para reducirlas. Encontrará ahorros, en energía, agua, papel, plásticos, combustibles, etc.

10. Todo puede cambiar con actitud.

Con un compromiso decisivo de ser c-neutral, cada uno puede contribuir a dejar un legado de bienestar y un planeta saludable a las futuras generaciones. Decía el Dalai Lama: “La naturaleza sostiene la vida universal de todos los seres humanos”. Es nuestra responsabilidad hacer lo propio para que las presentes y futuras generaciones se beneficien con la protección de nuestras fuentes de agua, la conservación de nuestros bosques y la convivencia en ciudades sostenibles con aire más puro para todos.

 

Amalia Palacino,

Dirección de Relaciones Institucionales, Banco Nacional de Costa Rica.

2018-08-27T10:56:28+00:0027 agosto 2018 - 10:56 am|Información, Noticias|