5 cosas que los delincuentes espían en tus redes sociales

Mientras las personas exponen en línea parte de su vida y sus datos en redes sociales, no solo sus amigos y conocidos observan lo que publican, los delincuentes también están muy atentos.

Por eso, es recomendable tomar algunas precauciones al compartir tu información en las plataformas sociales. Para ello, queremos contarte cuáles son las cinco cosas que los delincuentes ven en ellas.

1.La necesidad de conseguir un empleo

La pandemia por coronavirus obligó al cierre de muchos negocios y por ende al despido de personal. También ha influido en la falta de oportunidades para quienes andan en busca de trabajo.

Algunas personas optan por publicar en redes sociales que necesitan una nueva oportunidad laboral y esta información resulta útil para los criminales.

Estos aprovechan la necesidad de la gente y  diseñan anuncios falsos de empleo, en los que piden a las personas brindar sus datos confidenciales, o que depositen cierta cantidad de dinero para ser considerados para un puesto. 

Consejo: Si te presentan una oferta que es demasiado buena para ser cierta, tené cuidado. Evitá ingresar a enlaces donde te piden completar tus datos y si tenés dudas sobre la veracidad de los mensajes  investigá un poco más.

2. El presupuesto que tenés para comprar algo

Existen numerosos grupos en línea, sobre todo en Facebook, donde las personas ofrecen venta de lotes o casas.

Los delincuentes han comenzado a detectar eso y por ello, han aprendido a colocar anzuelos para hacer que las personas caigan en sus trampas.

Uno de los engaños que se han detectado consiste en que el atacante ofrece un lote en determinada cifra, por ejemplo, 20 millones de colones  y la persona interesada en comprar revela que quizá no tiene los 20 millones, pero que sí tiene 15 que puede ofrecer. 

Después de ahí, pueden rastrear fácilmente otros datos sobre la víctima e intentar obtener el dinero.

Consejo: Evitá compartir de forma pública de cuánto dinero disponés para hacer una compra. En caso de que decidás hacerlo, analizá el perfil del vendedor. Por lo general, cuando se trata de estafas de este tipo, quienes ofrecen el bien o servicio tienen un perfil reciente y con muy poca información o amigos.

3. Lo que comprás y vendés en línea

Las redes sociales se han convertido en la plataforma que utilizan las personas no solo para informarse o estar en contacto con otros, sino también para adquirir bienes y servicios.

Al utilizar este tipo de alternativas para vender o comprar, podés exponerte a engaños, por ejemplo, que te digan que deposités una suma de dinero como adelanto, para luego darte cuenta de que el bien o servicio ni siquiera existe.

Consejo: Cuando vas a comprar algo o contratar un lugar para ir a vacacionar, asegurate de que el lugar exista y que tenga buenas referencias. La misma recomendación aplica si vas a comprar un dispositivo o un bien, pedí que te muestren fotos y quedá de entregarlo en un lugar donde haya gente. 

4. Los apps que instalás en tu celular

Una de las prácticas comunes de los ciberdelincuentes es prestar atención a los hábitos de las personas, y a lo que se vuelve importante para estas. 

Por eso, no es extraño que identifiquen cuáles son las aplicaciones que más usás en tu teléfono, para intentar sustraer información con versiones falsas de estas mismas aplicaciones.

Un ejemplo son apps que ofrecen administrarte el WhatsApp, para mantenerte al día en las conversaciones de tus grupos.

Consejo: Descargá únicamente aplicaciones verificadas, de los creadores originales y en las tiendas de aplicaciones oficiales. No otorgués permisos a aplicaciones desconocidas o de dudosa procedencia.

5. Los lugares que frecuentás y que tu casa está sola

Cada vez es más común compartir diversos momentos del día en redes sociales, logros y hasta nuestras vacaciones.

Mientras publicás fotos y videos con la pulsera de un hotel de playa que revela dónde estás, también le estás informando a los delincuentes que tu casa está sola. Lo mismo sucede si registrás tu visita en un bar o restaurante mientras estás ahí.

Consejo: Para evitar que tu información se exponga innecesariamente aprovechá las configuraciones de privacidad de las redes sociales, para limitar quiénes podrán ver tus publicaciones. Además, evitá aceptar solicitudes de amistad de gente a la que no conocés.