Acampar con ‘glamour’ en Monteverde

En 2015, la familia de Diego Valverde Montoya decidió aventurarse en el concepto del Glamping (acampar con “glamour”). En ese entonces, era  algo muy nuevo y una tendencia que crecía aceleradamente a nivel mundial.

Estaban convencidos de que el concepto combinaba bien con Monteverde, ya que es un destino reconocido a nivel mundial por su exuberante naturaleza.

Por esa razón, decidieron comenzar construyendo dos unidades con ahorros personales a modo de “experimento”, para poder generar un ingreso adicional.

Pero, al notar la buena aceptación, tanto Diego Valverde como su familia decidieron renunciar a su  trabajo de tiempo completo para dedicarle todas sus  energías a este emprendimiento, el cual creció con los años.

Ahora ofrecen a los turistas cinco habitaciones que conforman el Hotel Chira Glamping y un restaurante con 5 mesas llamado San Lucas Treetop Dining Experience.

En familia

Según Valverde, el Banco Nacional  ha demostrado tener solidez y respaldo en la zona. “Desde el día uno hemos utilizado sus diversos servicios y siempre los hemos visto como un aliado de nuestro negocio”.

“Monteverde se caracteriza por ser una zona rural donde todos se conocen y se vive en un entorno de comunidad. Cuando nos acercamos el Banco Nacional así lo sentimos también, es una entidad que la vemos como un aliado de nuestro negocio”, comentó Valverde.

En el Banco Nacional, este joven y su familia han encontrado un lugar para pedir apoyo y consejo para su negocio, asimismo, ayuda para  gestionar préstamos a tasas y plazos cómodos y asesoramiento en materia comercial.

Oferta diferenciada

Chira Glamping es un pequeño hotel boutique que cuenta con dos suites Luna de Miel, dos suites Aventura y una suite familiar.  Sus propietarios procuran ofrecer una experiencia personalizada y con las comodidades de un resort cinco estrellas, según explicaron.

Por su parte, San Lucas Treetop Dining Experience combina una experiencia culinaria, con la posibilidad de disfrutar de una cena a la altura de las copas de los árboles.

Valverde explicó que aprovechan el hecho de que Monteverde es un destino reconocido internacionalmente por su bosque nuboso y parques naturales, pero mayoritariamente de día.

Por eso decidieron darle un giro a este concepto y otorgaron la posibilidad a los turistas para que puedan disfrutar de sus alimentos en un cubículo totalmente de vidrio, aislado y a la altura de la copa de los árboles.

En la actualidad, el hotel brinda empleo a 10 colaboradores y el restaurante a ocho personas.

Al igual que otras pequeñas y medianas empresas (pymes) durante la pandemia les tocó enfrentar retos, sin embargo, Diego Valverde destacó dos situaciones que les han permitido mantenerse trabajando.

Uno de ellas es que su negocio se basa en conceptos nuevos y poco vistos. Según él, se caracterizan por ofrecer experiencias únicas e innovadoras, y aunque existe un riesgo de que las personas no lo acepten, confían en que al ser diferentes llaman mucho la atención.

“Si cuidamos cada detalle nuestros huéspedes se van a llevar una experiencia extraordinaria y nos recomendaran con amigos y familia”, aclaró Valverde.

Asimismo, otro factor que también les ayudó fue ir creciendo poco a poco y reinvirtiendo las propias utilidades para poder crecer. Sin embargo, en cierto punto fue necesario para ellos  recurrir a financiamiento externo para poder seguir cumpliendo con su visión de crecimiento.

“En nuestro caso con la ayuda del Banco Nacional se nos hizo un proceso simple y tuvimos el apoyo necesario”, recordó Valverde.