Ahorrar es la clave para alcanzar sus metas financieras

¿Sabe usted cuáles son sus metas financieras? Así como se requiere de disciplina para ahorrar mensualmente, aún más se requiere de planificación para ahorrar de forma inteligente. Por eso, ¡empiece a ahorrar cuanto antes!

Dicen que un elefante se come a pedacitos y lo mismo sucede con el ahorro, ya lo que más importante a la hora de ahorrar es definir un objetivo o meta de ahorro importante, – es decir del elefante -, para luego establecer prioridades y con base en estas, el camino resulta más llevadero, ya que se establece un monto de ahorro mensual y un plazo, para alcanzar cada meta.

Ahora bien ¿cómo se pueden identificar metas para ahorrar? Desarrolle un plan con objetivos principales y revíselo al menos una vez al año. Sea inteligente al establecer metas, plantéelas por escrito y verifique que sean específicas, cuantificables y realistas en los tiempos establecidos. Veamos ejemplos:

  • Específicas: “Quiero comprar al final del año una computadora nueva para generar más ingresos para mi negocio, producto de mi trabajo”.
  • Cuantificables: “Necesito ₡1.800.000 en dos años, para cubrir costos de tiquetes, hospedaje, gasolina, comida e impuestos, para el viaje de vacaciones de mi familia a Orlando en octubre de 2013”.
  • Realizables: “Ahorraré ₡85.000 por quincena de mi salario, durante 10 años, para pagar de educación de mi hijo que ahora tiene 9 meses de vida”.
  • Realistas: “Únicamente puedo ahorrar el 30% de todos mis ingresos. Debo analizar qué gastos disminuyo o cómo aumento mis ingresos para poder ahorrar un 10% más”.

Metas y Plazos

Es conveniente separar las metas en tres períodos, ya sea a corto, mediano o largo plazo. Las metas de corto plazo son aquellas a realizar en uno o dos años, por ejemplo una computadora nueva o vacaciones. Las metas a mediano plazo son aquellas a alcanzar en cinco o diez años, por ejemplo, la prima para la compra de una vivienda o el pago de estudios universitarios. Las metas a largo plazo son las que se esperan alcanzar a más de diez años, por ejemplo la jubilación.

¿Sabe con exactitud cuánto gana y cuánto gasta? Una vez establecidas las metas, el siguiente paso es determinar los recursos financieros con que se cuenta, es decir el dinero que le queda después de realizar todos sus gastos, con la observación de que siempre es bueno tratar de disminuir aquellos innecesarios. El tercer gran paso es poner en marcha su plan. Haga un cuadro donde pueda visualizar cuánto dinero debe ahorrar, en forma quincenal o mensual, para alcanzar cada una de sus metas, y en el plazo que estas tengan.

Cada persona define de forma diferente el propósito o finalidad de su vida, ya sea el aprendizaje, la calidad de vida o la realización. Un ejercicio personal de introspección y control sobre las finanzas personales es una herramienta valiosa para alcanzar esa plenitud.