ASADAS costarricenses reciben más de 376 millones

  • 65.408 personas impactadas y 11.924 pajas otorgadas del 2017 al 2019.

Doce mil familias de distintas comunidades del país se han beneficiado en los últimos tres años, con la reactivación y mejora de acueductos que hoy llevan agua potable a localidades como Bribi o Palmichal de Acosta.  Este logro es una realidad gracias al Programa Trasformando Comunidades del Banco Nacional, que incorporó dentro de sus aportes a las Asociaciones Administradoras de los Sistemas de Acueductos y Alcantarillados Comunales (ASADAS).

A continuación, se aporta el detalle respectivo:

  2017 2018 2019 Total
ASADAS apoyadas 1 24 9 34
Personas
impactadas
5.000 50.800 9.608 65.408
Familias
beneficiadas
53 9.835 2.470 12.358
Pajas
instaladas
53 9.401 2.470 11.924
Monto
invertido
BN
¢10.240.000 ¢211.100.000 ¢154.944.000 ¢376.284.000 ¢376.284.000  

Las ASADAS funcionan como organizaciones sin fines de lucro, administran los servicios de agua potable y alcantarillado sanitario, así como el cuidado y preservación del recurso hídrico en las comunidades. Su inclusión en el programa Transformando Comunidades surgió como respuesta a la alianza hecha con el Instituto de Acueductos y Alcantarillados (AyA), para solventar necesidades apremiantes de algunas ASADAS que sufrieron severos daños tras el paso de la Tormenta Nate por el país, la cual dejó un gran número de acueductos dañados así como familias sin acceso a agua potable.

El cambio climático, las estaciones secas prolongadas, la escasa planificación en el desarrollo humano y el rezago en la infraestructura hídrica, ocasionan interrupciones en el servicio de agua de los costarricenses.

En Costa Rica 4,6 millones de personas cuentan con agua potable en sus hogares, lo cual representa una de las coberturas más altas a nivel regional, sin embargo; solo 750.000 personas cuentan con saneamiento seguro, esto según el informe de agua para consumo humano más reciente del Laboratorio Nacional de Aguas del AyA.

En la actualidad existen muchas comunidades que no tienen ese preciado líquido o no disponen de agua entubada sino que es de pozo, por tanto al no ser tratada adecuadamente, no es potable para consumo humano. Adicionalmente, muchos acueductos son muy viejos y ya no cumplen con la regulación nacional establecida.

El Banco Nacional es un precursor del desarrollo económico del país y un aliado estratégico de las personas así como de las comunidades, de esta manera, aportó presupuesto a modo de capital semilla y de trabajo, para la compra de tuberías, tanques, equipo y materiales en el entendido que tienden a ser inversiones elevadas de asumir por parte de las ASADAS.

Para la entidad financiera es relevante invertir recursos en los sistemas de alcantarillados, cambiar o sustituir los acueductos viejos además de abrir ramales nuevos de acueductos, que permitan solventar las necesidades de recurso hídrico de la población. Mediante esta iniciativa se pretende tener agua potable accesible para la mayor cantidad de personas, mejorando la calidad de vida de los habitantes y las comunidades, en respuesta a una problemática que afecta al mundo.

Entre las comunidades en todo el territorio nacional que se han visto beneficiadas están las siguientes:

Comunidades beneficiadas Provincia
La Palma. Puntarenas
Bribri. Limón
Corralillo de Carrillo y Cifuentes. Guanacaste
Las Delicias y San Francisco de Turrubares,
Dulce Nombre y Potrerillo de San Ramón.
Alajuela
Artola, Sardinal, Bajo Caliente, Palmital,
San Buenaventura y Río Claro de Pavones.
Puntarenas
La Palma, Palmichal de Acosta,
San Luis de Turrubares, Túfares
y Piedras Negras de Mora.
San José
Alto San Juan, Llano Bonito de León Cortés,
El Rodeo, Santa María de Dota, Higuito,
La Luchita, San Isidro, Tablón, Llano
Grande y Santa Rosa de Oreamuno.
Cartago