Banco Nacional con medidas claras para efectos económicos del Covid-19

  • BN aplaude medidas anunciadas ayer por el BCCR y CONASSIF, en especial 3 de ellas.
  • Entidad había venido analizando medidas y ha implementado al menos 4, cliente por cliente.
  • BN considera que aún faltan 9 medidas potenciales que deben ser consideradas ante una situación especial.

El Conglomerado Financiero Banco Nacional (CFBNCR) había venido analizando desde hace varias semanas con gran responsabilidad y previsión, medidas para paliar el impacto económico y social que tendría la situación mundial de propagación y/o prevención del contagio del virus COVID 19. Costa Rica es altamente dependiente de la economía internacional a través de los flujos de comercio, turismo e inversión.

Adicionalmente, la economía local también sufriría repercusiones ante las medidas tomadas en nuestro país que implican la alteración de la actividad económica regular. 

Hemos venido también monitoreando los efectos en los macro precios más relevantes como las rebajas significativas de las tasas de interés internacionales, reducciones fuertes en los precios de combustibles, y sus efectos en la inflación y la evolución del sector real de la economía. 

Nuestra valoración de lo anunciado por BCCR-CONASSIF

Por estas razones, nos pronunciamos con satisfacción ante las medidas anunciadas ayer por el Banco Central y CONASSIF, particularmente en tres puntos específicos:

  1. Reducciones de la tasa de política monetaria.
  2. Renegociaciones de deudas crediticias.
  3. Readecuaciones de deuda por una tercera ocasión sin afectar  las estimaciones crediticias de los bancos.

En cuanto al primer punto, es necesario señalar que, en un entorno de baja demanda crediticia, un elemento importante es el precio de los créditos, que es la tasa de interés, de modo que el CFBNCR apoya esta medida, por cuanto es esperable que en las siguientes semanas se observe una reducción en la tasa básica pasiva, que es la tasa de referencia de los créditos en colones.

Asimismo, ante la potencialmente menor actividad económica por este tema, particularmente en sectores como comercio, turismo, servicios y consumo, esta reducción de la tasa va a incidir en una disminución en la cuota crediticia, permitiendo que los clientes cuenten con un mayor ingreso disponible, dadas las menores erogaciones del gasto por pago de créditos.

Por su parte, consideramos que los ajustes normativos propuestos (puntos 2 y 3) van en la línea correcta, por cuanto ya hemos visto recientemente que el cumplimiento puntual del pago de créditos se ha venido complicando para algunos de nuestros clientes, lo cual se traduce en mayores niveles de morosidad y mayores gastos financieros para las entidades bancarias,  y al contar con cada vez menores utilidades se merma la oferta crediticia, desacelerando la recuperación de la actividad económica impulsada por demanda interna, lo cual puede constituir un círculo vicioso.

Así entonces, estos dos cambios normativos nos permiten ajustar las políticas internas en beneficio de nuestros clientes y de la recuperación económica del país. 

II. Nuestras medidas 

En esa línea, en el Banco Nacional reiteramos nuestro compromiso y señalamos que en las últimas semanas hemos venido desarrollando medidas puntuales cliente por cliente, caso por caso, tales como:

  1. Contacto permanente con clientes con potenciales problemas (agricultura, turismo, hotelería, comercio, entre otros).
  2. Revisión y modificación de modalidad de pago de intereses (según ciclicidad), prórrogas de capital y ajuste a la baja de tasas de interés.
  3. Valoración de nuevas operaciones, con plazos más amplios, menores tasas y periodos de gracia.
  4. Revisión de garantías e historial crediticio, para otorgar una línea de capital de trabajo, con condiciones más favorables para nuestros clientes. 

¿Qué haría falta?

Si bien aplaudimos las medidas anunciadas, consideramos deben valorarse medidas adicionales en temas como:

  1. Reducción no solamente de las estimaciones contra cíclicas mes a mes, sino posibilidad de desacumular el stock que ya tenemos en reserva, lo cual permitiría que los bancos podamos seguir canalizando los recursos hacia sectores productivos.
  2. Incluir transitorios para excepciones de clientes con categorías de riesgo más altas, así como disminuir el castigo en la mitigación de garantía para clientes con categoría de riesgo D y E.
  3. Permitir líneas de crédito con pago de capital mayor a 12 meses sin afectarlo en temas de estimaciones.
  4. Permitir realizar asignaciones de capacidad de pago en la etapa de seguimiento para deudores de sectores afectados definiendo escenarios base.
  5. Que se ajuste el plazo o se reforme del todo la norma que establece que los bancos debemos realizar una estimación del 100% de un bien reposeído en los siguientes 24 meses luego de su adjudicación, pues es un costo muy elevado, encareciendo de alguna manera el costo del crédito, lo cual es contraproducente en este momento.
  6. Que el BCCR participe en el mercado secundario de bonos para evitar volatilidades de los precios de los títulos, lo cual aumenta el riesgo en las entidades y valoraciones hacia clientes.
  7. Que BCCR acelere la operatividad del Reglamento para las operaciones de crédito de última instancia en moneda nacional del BCCR, ante un eventual problema de liquidez sistémica.
  8. Que se postergue la entrada en vigencia de la normativa NIFF 9 pues es un costo altísimo para el sistema y se va a traducir en tasas de interés más elevadas para los clientes.