Banco Nacional y uso de recursos del Sistema de Banca para el Desarrollo

Bernardo J. Alfaro, Gerente General del BN

Se hace necesario realizar algunas aclaraciones sobre la nota titulada “Banca estatal mantiene el 70% del crédito para productores parqueado en bonos” publicada por La Nación el 17 de enero.

El BN, como administrador de los recursos del Fondo de Crédito para el Desarrollo (FCD), tiene la obligación, según el artículo 105 del Reglamento de la Ley 9274, de invertir los recursos que no se coloquen en crédito, en instrumentos financieros.

Y existen dos razones por las cuales parte de esos fondos se destinan a inversiones. Primero, porque el nivel de la actividad económica y sus perspectivas pueden causar que la demanda por esos dineros en particular, no alcance el nivel suficiente. Y segundo, porque hay aspectos estructurales en el Sistema de Banca de Desarrollo que deben corregirse, como lo hemos dicho en muchas otras ocasiones.

Un primer ajuste estructural que sería importante revisar, son los requerimientos de liquidez a los que están sujetos estos recursos, que obligan a los Bancos administradores a mantener una reserva que no se puede colocar en crédito.

El BN debe cumplir con los indicadores regulatorios, y además eventualmente afrontar retiros de recursos por parte de los Bancos que decidan colocar los recursos por su cuenta. Esto está establecido así en el artículo 59 de la Ley Orgánica del Sistema Bancario Nacional.

Se debería valorar la aplicación de un tratamiento distinto a estos recursos para efectos de los indicadores de liquidez, que tome en cuenta su estabilidad y la opción de que los Bancos administradores puedan devolver estos recursos a los bancos privados que decidan acogerse a la norma antes citada, mediante créditos y no como una simple devolución del depósito en efectivo.

En la actualidad, en el caso del BN, unos 53.000 millones de colones corresponden a recursos que deben ser devueltos a los bancos privados que tienen programas propios y que tienen pendiente la colocación.

Si dejamos de considerar las reservas de liquidez que se deben mantener, el resto de los recursos está ya comprometido, aunque no desembolsado en su totalidad.

Unos 22.000 millones de colones corresponden a disponibilidades de líneas de crédito de beneficiarios, que no han sido giradas a la fecha, y por Ley, mientras estos recursos no estén siendo utilizados por los beneficiarios, deben estar invertidos.

Otro aspecto estructural, el más relevante, tiene que ver con un tema de riesgo cambiario. La principal demanda de crédito, en el caso del BN, proviene de micro y pequeñas empresas generadoras de colones, por lo que debería prestárseles en colones. No es conveniente otorgarles créditos en dólares si no son generadoras de esa moneda.

Una manera de incrementar la colocación sería que los bancos privados depositen el peaje bancario en colones, razón por la cual hemos apoyado decididamente los proyectos de ley que pretenden incentivar que el peaje se deposite en nuestra moneda local.

Ahora bien, que el BN tenga los recursos invertidos no desvirtúa el objetivo del SBD. La Ley prevé que el 90% del rendimiento de estas inversiones se traslade al FONADE para que puedan ser prestados.

De enero a noviembre del 2021, el BN trasladó por este concepto 2.061 millones de colones para el FONADE, y desde que es administrador del FCD (mediados del 2013) se han trasladado más de 25.000 millones de colones que han servido de fuente de financiamiento de dicho fondo.

El BN ha colocado sistemáticamente todos los recursos del FOFIDE, con un sobrecumplimiento de 3.000 millones de colones sobre lo que exige la Ley. Con respecto al FCD en dólares, repetimos, nuestros demandantes de crédito en su gran mayoría no son generadores de dólares.

En cuanto al FCD en colones, la colocación alcanza los límites que permite el manejo de liquidez necesario para atender posibles retiros de los depositantes de la banca privada. Igualmente, las líneas de crédito colocadas con estos recursos en colones rondan los 46.000 millones de colones, de los cuales los beneficiarios tienen desembolsado un 50% al mes de noviembre de 2021.

Los desembolsos de créditos colocados con los diferentes recursos del SBD por parte del BN, en cifras dolarizadas entre 2008 y noviembre de 2021 han sido: $152,2 millones FOFIDE, $271,9 millones FCD y $101,9 millones FONADE, para un total de 526 millones.

Podemos afirmar con mucha satisfacción y convencimiento que el BN sí promueve y ayuda la producción nacional. De los casi 75.000 mil créditos que en total otorgamos en 2021, más de 30.000 mil fueron para las actividades productivas de todos los sectores y un 99,2% de ellos fueron exclusivamente a las Micro, Pequeñas y Medianas empresas.

17 de enero, 2022