Banco Nacional entrega alimentación a 329 familias en el Golfo de Nicoya

  • En estas Visitas de Solidaridad se están entregando diarios a pescadores del Golfo de Nicoya, mediante el Programa Transformando Comunidades.
  • En total se estarán realizando entregas en 9 comunidades de 7 cantones en 5 provincias de nuestro país, impactando con ello a más de 1.900 familias.


San José, 13 de mayo 2020. Esta semana el Banco Nacional inició la entrega de diarios a 329 familias de pescadores vulnerables en la zona del Golfo de Nicoya mediante el Programa Transformando Comunidades, iniciativa con la que se está beneficiando a más de 1.600 personas de esta zona.

Dos de los propósitos de sostenibilidad que se ha fijado la entidad financiera en estos tiempos de crisis, es el apoyo humanitario, así como la reactivación de las economías locales de las comunidades más vulnerables donde se opera.

De esta forma, se han destinado 160 millones de colones, de los cuales 70 millones son para la asistencia social mediante la entrega de diarios a poblaciones vulnerables y 90 millones para la generación de proyectos productivos, además de emprendimientos, con lo que se estará beneficiando en total a más de 8 mil personas.

En esta primera entrega de alimentos, llamadas “Visitas de solidaridad” se está apoyando a los pescadores del Golfo de Nicoya y sus familias, en las siguientes comunidades:


Martes 12 mayo
Colorado de Abangares: 18 diarios
San Buena: 11 diarios
Níspero: 6 diarios

Miércoles 13 mayo
Puerto Moreno: 5 diarios
Pochote: 30 diarios
Copal: 8 diarios
Puerto Jesús: 29 diarios
Puerto San Pablo: 31 diarios

Jueves 14 mayo
Puerto Thiel: 24 diarios
Isla Chira: 40 diarios
La Red del Golfo: 9 diarios
Son Zapote: 12 diarios

Viernes 15 mayo
Costa Pájaros: 106 diarios

Posteriormente, se estarán entregando más comestibles a familias vulnerables de estas comunidades:
Santa Juana (cantón de León Cortés)
Peralta (cantón de Turrialba)
Palmar Sur (cantón de Osa)
Caño Negro (cantón de Los Chiles)
Parismina (cantón de Siquirres)
Playa Bandera (cantón de Parrita)
Pueblo Nuevo (cantón de Parrita)
Isla Venado (cantón de Puntarenas)

Es importante destacar que en una segunda etapa, a los pescadores del Golfo de Nicoya y sus familias se les estará apoyando mediante la creación de un proyecto productivo comunal, que les permita la creación de fuentes de trabajo y la generación de recursos directamente en la zona.

“Antes del COVID-19 ya era complicada la situación para las familias que se dedican a la pesca y ahora aún más, sabemos que dependen del turismo, sus ventas han disminuido considerablemente por la ausencia de la actividad en hoteles y restaurantes, lo que repercute en que no haya demanda de productos pesqueros además está el tema de la veda. Procuramos atender un problema apremiante para muchos pescadores costarricenses y sus familias que se encuentran desprotegidas, por eso queremos asegurarnos primeramente que tengan la alimentación de todos sus miembros y seguido a ello dirigimos nuestros esfuerzos hacia la creación de pequeñas empresas propiedad de asociaciones de base, específicamente Asociaciones de Desarrollo Integral (ADI). Desarrollar y adquirir productos y servicios de pequeñas empresas de las localidades beneficiadas permite generar nuevos empleos y reconvertir algunos negocios que se han visto afectados con la crisis actual. Así buscamos el bienestar y la mejora en la calidad de vida de la población costarricense”, indicó Silvia Chaves, jefa de Sostenibilidad del Banco Nacional.

Si bien es cierto la entidad financiera aporta directamente los recursos económicos para la compra de los alimentos, en el caso del recorrido del Golfo de Nicoya se trabaja en conjunto en alianza con la Fundación Mar Viva quien brinda su colaboración en la parte de la logística además de otros aliados para la entrega en las comunidades tal es el caso de la Municipalidad de Nicoya, el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca), la Distribuidora Barrantes, el Recibidor don Chino-La Oriental y Camapez.

Adicionalmente, desde hace varios años se ha hecho una labor coordinada con la Dirección Nacional de Desarrollo de la Comunidad (Dinadeco), para poder mapear e identificar donde están las mayores necesidades en las comunidades, y a su vez por parte de esta entidad se brinda apoyo en la estructuración técnica de los proyectos en las diferentes zonas del país y otra aliada es la Fundación Dejando Huella, con quien se ha trabajado sobre todo en la Zona Atlántica con la finalidad de identificar las zonas más vulnerables a quienes poder brindarles una mano amiga.