Banco Nacional participa en la Estrategia Educación Financiera

  • Entidad continúa con su plan de capacitación con el que se alcanzó más de 100 mil personas en el 2018, incentivando el ahorro.
  • Las primeras acciones estarán dirigidas a poblaciones más endeudadas como mujeres, jóvenes y funcionarios públicos.

Con el objetivo de empoderar a las personas para el uso responsable de los productos y servicios bancarios, el Banco Nacional se una a la estrategia Nacional de Educación Financiera impulsadas por el Gobierno de la República y continúa con su estrategia con las cual benefició a más de 100 mil personas el año pasado.

Desde su política de sostenibilidad, la institución, representada el Gerente General, señor Gustavo Vargas Fernández, firma la carta compromiso esta tarde en la Casa Presidencial junto a otras entidades de financieras y el Ministerio de Economía Industria y Comercio, MEIC.

En el lanzamiento de la Estrategia Nacional de Educación estuvo presente el señor Carlos Alvarado, Presidente de la República, la señora Victoria Hernández, Ministra del MEIC, así como otras autoridades de gobierno, quienes hicieron énfasis en que se considera conveniente establecer una iniciativa de Educación Financiera que integre las funciones de coordinación, asesoría y apoyo para la formulación de programas y estrategias que mejoren las competencias básicas de los hogares en cuanto a la toma de decisiones financieras, otorgándole a la población, las herramientas para una mejor toma de decisiones económicas y financieras.

Nos unimos a la iniciativa de gobierno y de esta manera le damos continuidad a un proceso que ya hemos iniciado, llevamos información a nuestros clientes para que los servicios financieros sean en beneficio de su calidad de vida, incentivando el ahorro, el gasto racional y la generación de emprendimientos” afirmó Gustavo Vargas Fernández, Gerente General del Banco Nacional.

La iniciativa surge a raíz de estudios que reflejan un alarmante nivel de endeudamiento de la población costarricense, principalmente con tarjetas de crédito, en los últimos cinco años, deudas de los costarricenses han aumentado 101%, hasta alcanzar 1.2 billones de colones.