Con dedicación y empeño logra ser su propia jefa

Paola Chaves Ramírez

Dirección Corporativa de Relaciones Institucionales y Responsabilidad Social

Ana Prendas Garro es el claro ejemplo de la determinación y esfuerzo que se necesitan para lograr sueños y metas personales. Su historia nace en el 2005, cuando decidió renunciar a su trabajo estable en la empresa privada y lanzarse a cumplir sus deseos.

En esta ocasión les presentamos la historia que lleva a una diseñadora industrial, graduada del Instituto Tecnológico de Costa Rica, a diseñar joyería en plata de gran calidad, y así convertirse en su propia jefa

“La idea de tener una empresa propia empezó desde la universidad, ahí le implantan la idea de ser nuestro propio jefe. Sin embargo salí de la universidad y empecé a trabajar en una empresa privada. Pero no era lo mío, no me sentía cómoda y sabía que mi potencial estaba para dar más”, comentó Ana Prendas.

Con valentía, tomó la decisión de renunciar al trabajo donde no sentía que estaba creciendo, personal ni profesionalmente. Vio la necesidad de tener un negocio propio y encontró en la joyería la oportunidad de tenerlo.

Aunque de joyería no tenía conocimiento, inició a tomar clases y poco a poco a diseñar. Empezó con bisutería que vendía en Manuel Antonio, tomaba un bus a las 5:30 de la mañana y se devolvía a San José en el último.

Un aliado en el crecimiento. Conforme el negocio iba creciendo se iban dando las necesidades; la primera surgió cuando el carro y una máquina para diseñar los productos  se volvieron indispensables.  

“Nació la duda de qué era más necesario si el carro o una máquina para que mi negocio creciera, tenía un ahorro pero no me alcazaba para las dos cosas. Es en ese momento cuando me acerco al Banco Nacional para solicitar un crédito, ya que las dos cosas eran necesarias para hacer crecer el negocio”, dijo Prendas.

Una vez que el Banco Nacional le brindó el crédito, Ana Prendas Jewelry Design empezó a crecer rápidamente; logró comprar casa propia y a la vez tener un espacio sin tener que alquilar talleres que aumentaban el costo de producción.

Una vez cancelado el primer crédito, se acercó a Banca Mujer y solicitó un nuevo préstamo, este para terminar de equipar el taller con máquinas que mejorarían la productividad y le permitió dejar de alquilar o utilizar los servicios de otros talleres y hacer todo el proceso en su pequeña fábrica.

“Estar vinculada a ellas (Banca Mujer) es una experiencia lindísima, en donde dan un acompañamiento integral: capacitaciones, charlas, contactos, ruedas de negocios, ferias, exposición que le dan a la marca que uno ni tendría si estuviera sola. El programa marca una diferencia en el crecimiento de cualquier empresaria”, expresó Ana.

Igualmente, Ana comentó que sí existen  momentos duros, no se tiene un sueldo estable pero la satisfacción personal de lo se  hace recompensa todo los demás.  

Actualmente, vende sus productos en hoteles, en el aeropuerto y en tiendas de souvenirs. Ella posee un factor de diferenciación, y es que los clientes pueden solicitar sus prendas su gusto y tener piezas únicas en el mercado, desde pulseras, collares, aretes, dijes hasta cadenas.

“Ellas (Banca Mujer) hacen que uno no quiera dejar de estar vinculado al programa, y no se trata de inventarse una necesidad pero sí existiera una, vale la pena sacar un préstamo en BN Mujer.  Brindan herramientas actuales y que dan beneficios inmediatos. Yo lo recomiendo al 100%”, finalizó Ana Prendas.

Para más información de los productos puede visitar “Ana Prendas Jewelry Design” en Facebook (https://www.facebook.com/JoyeriaCR).