El Tigre Waterfalls una BN PYME con fuerzas renovadas tras la pandemia

“Para nosotros ha sido un orgullo y gran satisfacción tener el respaldo del Banco Nacional. Es indudable que para poder hacer realidad los sueños, debemos tener apoyo financiero”, dice Heidy Pérez, la representante legal del proyecto El Tigre Waterfalls, una BN PYME.

Esta empresa ubicada en el bosque nuboso de Monteverde en la Cordillera de Tilarán  ofrece a los turistas cuatro cataratas y diversos puentes colgantes, así como un recorrido de 5 kilómetros con una dificultad entre intermedia y avanzada. 

Con el deseo de hacer crecer su empresa y aumentar la actividad turística, nos visitaron en la agencia de Santa Elena, en Monteverde y se encontraron con una gran apertura y disposición para apoyarles, comentó Pérez.

Inicialmente, vinieron a nosotros para crear una máquina que generara electricidad, y luego para adquirir un crédito que les permitiera ampliar las instalaciones de El Tigre Waterfalls, “porque tenemos bastante turismo nacional que nos está visitando y así podemos ir creciendo cada vez más”, dijo Heidy Pérez.

¿Por qué decimos apoyar a esta empresa? Porque es un proyecto turístico innovador y nuestro  producto BN PYME, se ajustaba perfectamente a las necesidades que tenían.

Desde BN PYME se brindan“condiciones de crédito más favorables, tenemos apoyo, acompañamiento, asesoría y capacitaciones. Y además, este proyecto calza dentro de la estructura de apoyo a inversiones amigables con el ambiente”, explicó Jorge Luis Vargas, ejecutivo de Desarrollo de la agencia de Monteverde.

Trabajar por un sueño

El dueño de la finca, Aurelio Rodríguez Pérez relató que la compró hace más de 30 años y que en aquel momento: “trabajaba con unas vaquitas. Las cosas se pusieron mal; la plata era menos porque la leche era mal pagada”.

“Y debido a que un porcentaje de la propiedad se podía utilizar para trabajar en turismo, quité la lechería, compré unos caballitos y comencé a trabajar. Entonces cambió un poco la cosa”, dijo Rodríguez.

Don Aurelio asegura que para él es una alegría: “ver que mucha gente nos visita, para mi familia también lo es; yo sé que ellos están contentos porque es muy diferente a años atrás”.

Al inicio de la pandemia, lejos de desanimarse optaron por trabajar duro para hacer los puentes por los que ahora transitan muchas personas con sus burbujas y también dieron vida a la cafetería, donde se ofrecen alimentos típicos cocinados en el fogón.

En esta BN PYME se procura que todo sea sostenible, por eso, la madera utilizada para los puentes fue encontrada en los ríos de la finca y aprovechada.

El crecimiento que ha logrado esta PYME con el apoyo del banco, ha permitido ampliar la cafetería “para tener el espacio adecuado para todas las personas que nos visitan y contar con la capacidad efectuar más reservas en el lugar. Así como la batería de baños y un proyecto que estamos iniciando de hospedaje”, explicó Heidy Pérez.

Constancia

Raúl Fernández, socio y miembro del proyecto explicó que la llegada de la pandemia sin duda fue algo retador. Sin embargo, cuando empezó a  reactivarse el turismo nacional vieron un cambio muy positivo.

“Las temporadas que eran bajas o nulas para el turismo extranjero han sido compensadas por el turismo nacional. Eso en la post pandemia provocará que las temporadas sean constantes y que tengamos visitantes todo el año”, contó el joven.

“En tiempos de crisis, lo que hay que hacer es adaptarse a los mercados que van surgiendo”, aconsejó Fernández y recordó que en el caso de El Tigre Waterfalls lo que hicieron fue analizar el mercado nacional y acoplarse a las tarifas, modalidades y protocolos de seguridad.

Lo anterior les ha permitido que la gente “tenga una experiencia segura, bonita y accesible al tipo de mercado”, concluyó Fernández.