Las BN PYMES confían en nuestro apoyo y asesoría

En un escenario tan impredecible como una pandemia, la idea de emprender un negocio o hacerlo crecer podría parecer impensable o arriesgado. 

Sin embargo, cuando se cuenta con metas claras y se busca asesoría de quienes tienen la experiencia y el conocimiento como el Banco Nacional, grandes cosas pueden suceder.  Así lo demuestran tres BN PYMES que nos compartieron su historia: KTS School, Hotel Marino Ballena y El Tigre Waterfalls.

Innovación

En el primer caso, Jacqueline Zepeda y su esposo Alan Hernández contaban desde 2013 con un negocio de educación preescolar y guardería, pero quisieron ir un poco más lejos y adaptarse a los tiempos.

Transformaron su propuesta en Kids Technology School, donde los alumnos tendrán herramientas tecnológicas innovadoras para educarse y desarrollarse de una mejor manera. 

Para este curso lectivo ofrecerán tres modalidades: presencial, virtual e híbrida. 

Sin embargo, la principal novedad de este centro educativo (una de nuestras BN PYMES) según contó Zepeda es que: “Usamos una herramienta que graba la clase. La docente puede dar su lección de manera natural, sin necesariamente tener que estar estática en un solo punto, también se escucharán los aportes de los estudiantes”.

Este sueño se volvió una realidad, gracias a que se acercaron a una agencia del BN, donde el ejecutivo siempre estuvo dispuesto a darle seguimiento y asesoría a su proceso.

“Nosotros tuvimos mucho contacto con el ejecutivo Rolando González. Nos comentaba cómo iba el proceso del crédito, siempre lo visitábamos para ir viendo avance”, recordó Jacqueline Zepeda.

Ella y su esposo consideran que un “buen ejecutivo es fundamental, es la pieza clave” en este tipo de procesos. 

BN PYMES turísticas

Esa visión la confirma Pablo Castillo, propietario del Hotel Marino Ballena, quien es un cliente de larga data del BN y a quien la pandemia le motivó a buscar apoyo en nuestro banco.

Castillo inició en la industria del turismo rentando un restaurante, pero luego decidió aprovechar su conocimiento y creó el Hotel Marino Ballena, que inicialmente tenía el perfil de hotel boutique para turismo y familias.

Sin embargo, debido a la pandemia tuvo que darle un giro al negocio y comenzó a atender a otro tipo de clientes: agentes, trabajadores de la salud y de otros servicios públicos que iban a hacer reparaciones en la zona. También a colaboradores cuyas empresas les enviaban a trabajar a hoteles de playa.

Aunque hubo momentos en que surgió la preocupación, por las medidas que debían acatar los negocios con la pandemia, logró seguir adelante.

¿Cómo lo hizo? Castillo recordó que se dijo a sí mismo: “Esto no es para siempre, los malos momentos no se estacionan a menos que la mente te debilite”, recordó.

Además pensó: “tengo que tocar puertas, estoy en un lugar privilegiado del país, estamos viviendo en una ciudad de oro (Uvita, Osa)”. Por ello decidió que era tiempo de recurrir al BN y fue así como visitó la agencia de Pérez Zeledón. 

“Necesitábamos crecer a más habitaciones y vamos super bien encaminados, la propiedad ya la compramos con ayuda del BN y ahora estamos pensando en crear un mercadito gastronómico”, comentó Castillo. 

Además, el empresario destacó que se siente súper agradecido pues tanto el ejecutivo encargado del trámite como el gerente de la agencia lo valoraron y acompañaron en todo momento en el proceso.

“El trámite y las condiciones que se hicieron para la compra del lote son muy favorables; ellos han estado muy pendientes”, dijo el dueño del Hotel Marino Ballena.

Pablo Castillo dueño del Hotel Marino Ballena explica a Hans Sanabria, Jefe de Desarrollo de la Zona Comercial Sur cómo surgió la idea de crecer durante la pandemia.

Seguir creciendo

Con la misma mentalidad de crecimiento fue que El Tigre Waterfalls se acercó a nuestras oficinas.

Según Heidy Bravo, representante legal de esa BN Pyme han ido dando los pasos necesarios para ofrecer mejoras a los visitantes.

“El año pasado recibimos la ayuda del banco con un préstamo para tener una planta eléctrica, que a su vez nos permitió tener electricidad y poder comenzar con la construcción de los glamping (una tendencia en la que se acampa al aire libre pero al estilo de un hotel)”.

Mientras que para este 2021, su siguiente objetivo es un préstamo que les permita comprar un 4X4 para ofrecer a los visitantes más comodidad en la última parte del recorrido de las cataratas y también desean ampliar la infraestructura por la cantidad de visitación que reciben.

¿Por qué decidieron crecer durante la pandemia? Porque según Bravo: Siempre hay espacio para mejorar. “Es en nuestros pensamientos donde se construye cada situación que tenemos día a día, y hay que procurar que nuestros pensamientos siempre sean positivos”, aseguró.

La representante de esta BN PYME también destacó que uno de los elementos claves en este camino, ha sido el acompañamiento que han recibido del BN.