Otoños Arte en Vidrio: Creación en manos femeninas

Para Olga Benavides y Shirley Delgado, los cierres de final de mes en su antiguo trabajo  con una operadora de pensiones  resultaron un sacrificio difícil de sobrellevar cuando iniciaron su tarea de madre. Es por eso que renunciaron, pero el gusanillo de hacer algo más que dedicarse al hogar, hizo que un curso de vitrales que tomó inicialmente Shirley como pasatiempo las convirtiera en empresarias y artistas del vidrio.Olga y Shirley en su taller creativo.

Así nació en octubre de 2007 Otoños Arte en Vidrio, cuyos productos van más allá de los tradicionales vitrales, desarrollando diferentes líneas de productos con diseños originales, desde pisa papeles en forma de libélula, pasitos de vidrio que se iluminan con velas, chorreadores de café, portavasos y cajas para té en combinación vidrio con madera, hasta tragaluces con motivos de la naturaleza, móviles que representan la metamorfosis de una mariposa, rosetas para jardín, espejos y la colección de figuras de hadas o ángeles musicales. 

Inicialmente trabajaban tres mañanas a la semana y ahora lo hacen medio tiempo y a veces robándole ratos a la noche en periodos de ferias como el FIA y Transitarte, cuando sus hijos duermen. De esta forma pueden dedicarles tiempo luego de que estos regresan del kínder y la escuela. También se organizan para dar cursos de vitrales y mosaicos, donde aprovechan los residuos de las materias primas que utilizan.

Ser parte de Banca Mujer no solo las ha ayudado a enfocarse en su negocio sino, como ellas afirman, las ha entendido como mujer al punto de adaptar las capacitaciones a sus necesidades y circunstancias. Parte de esto es prepararlas para que no se sientan culpables por combinar el trabajo con su familia y esta ha sido una de las partes más difíciles de esta aventura empresarial.

Sin embargo, el trabajo es también realización para ellas, incluyendo la generación de ingresos aun cuando cuentan con todo el apoyo de sus esposos.

Armadas con equipo de soldadura, chispa, alicates, alambres y vidrios de diferentes tonalidades dan vida a diseños únicos en un pequeño taller que poseen en San Lorenzo de Flores. La hija menor de Olga las acompañó, incluso, desde su nacimiento mientras realizaban esa labor hasta que tuvo edad suficiente para ir al kínder.

El sueño de estas empresarias es llegar a contar con su propia sala de exhibición de productos y vender en el exterior empleando el Internet como principal arma. También planean dedicarse específicamente a la administración, el diseño y el acabado final, mientras subcontratan las otras partes del proceso.

Conozca más sobre el arte de Olga y Shirley visitando su página Web y su perfil de Facebook.  

 

Los diseños de Otoño Arte en Vidrio son originales y tienen la huella de sus autoras.