¡Que su salario no se le vaya en pagar deudas!

  • Las personas sin disciplina financiera no pueden ahorrar ni desarrollar proyectos de inversión

Hay una cosa cierta: cuando se tienen muchas deudas y poco margen de acción con los ingresos que se reciben, no hay cabida para soñar con nuevas inversiones y mucho menos en ahorrar.

Esta es la historia que vive Fernanda (nombre ficticio para proteger su identidad), una joven de 27 años para quien el hábito del ahorro no le es muy familiar porque sus padres no la educaron en la importancia de ser ordenada con el dinero y guardar siempre un porcentaje de su salario. Ella es recepcionista y asistente de gerencia. Además, en su tiempo libre, obtiene más ingresos como estilista canina.

El testimonio de Fernanda es similar a la situación que viven otras personas al asumir deuda tras deuda sin imaginarse las consecuencias de perder el control y dedicar casi todos sus ingresos a hacer frente a compromisos con bancos, con prestamistas y cooperativas.

Deudas: piedra en el zapato para muchas personas

A pesar de sus limitados ingresos, Fernanda se endeudó para comprarle a otras personas electrodomésticos y teléfonos celulares. Encima de eso, utilizó sus tarjetas de crédito sin medida, al punto de que su cuota mínima es menor al crecimiento mensual de los intereses, de modo que el saldo que debe pagar va aumentando cada mes. Para complicar aún más las cosas y como mecanismo para generar nuevos ingresos, Fernanda asumió un préstamo por 5 millones para comprar un vehículo que le permitiera prestar servicios de transporte de personas. El dinero que le genera esta actividad se dirige prácticamente pagar la deuda.

Las deudas se han convertido en una piedra en el zapato, porque de los ingresos que recibe, por un monto total de 630.000 colones, debe destinar 418.000 a pagar compromisos crediticios. Las deudas ya suman los 7 millones de colones. Una vez canceladas las cuotas de sus créditos, lo poquito que le queda es para gastos de la casa como comida y pago de servicios.

Dispuesta a cambiar su situación, Fernanda participó en el programa ‘Progresemos Juntos’ desarrollado conjuntamente entre el Banco Nacional y Radioemisoras Columbia para brindar asesoría y acompañamiento financiero a personas abrumadas por problemas financieros.

Tanto ella como otros beneficiados están dispuestos a seguir los consejos de los especialistas del Banco Nacional y respirar de nuevo.

El primer paso fue hacer un presupuesto mensual de sus ingresos y gastos, le siguió un listado de sus deudas y de cuotas mínimas de pago. Esto le ayudará a Fernanda a ordenar sus finanzas y a tomar mejor decisiones.
Ya les contaremos cómo Fernanda logró resolver sus problemas financieros y salir adelante.