La resiliencia desde las cadenas de suministro

MBA. Randall Villalobos Salas

Jefe de Continuidad del Negocio del Banco Nacional

Galardonado como el mejor Gerente de Continuidad del Negocio en los premios Latam Resilience Awards 2022.

Las organizaciones resilientes desarrollan una capacidad evolutiva y de adaptación que les permite salir fortalecidas y mejorar rápidamente aprendiendo de las situaciones adversas. 

Sin embargo, desarrollar capacidades de resiliencia no es tarea fácil y requiere de una visión estratégica que involucre a las partes interesadas como parte integral del proceso para lograr integralidad en la entrega eficiente de productos y servicios a los clientes.

Las épocas donde el “Plan B” era la contingencia en las organizaciones, han quedado atrás y las opciones de continuidad deben ser cada vez más variadas y con mayor cobertura, por lo que el análisis continuo y acciones regulares como el escaneo del horizonte en materia de riesgos, son esenciales para contar con datos que nos permitan tomar acciones oportunas.

Un dicho popular reza que “la cadena se rompe por el eslabón más delgado”, por lo que es esencial que las empresas analicen las entradas y salidas de sus procesos y quienes intervienen en estas etapas, esto les permite conocer las brechas o aspectos que puedan hacer que se materialicen eventos disruptivos, logrando integrar acciones de mitigación tempranas.

Después de la pandemia, ha quedado claro que ya no basta con analizar solo los riesgos tradicionales, en un entorno tan cambiante, es necesario estar atento a los cambios y valorar los riesgos emergentes.

No hay que olvidar en la gestión de la cadena de suministros, que los clientes demandan servicios de la más alta calidad y con la mayor disponibilidad posible, estos requerimientos deben ser comprendidos a plenitud por la empresa y por los que proveen servicios dentro de la cadena de suministros y que puedan afectar la entrega oportuna de estos.

Las empresas, sin importar su tipo de negocio, deben considerar la valoración de riesgos y la construcción de planes que permitan mantener la continuidad de sus operaciones ante eventos adversos.

Hoy en día, están disponibles una serie de normas técnicas y mejores prácticas que son de bajo costo y que permiten guiar a las empresas en la adopción de estos aspectos.

Sin embargo, la clave del éxito radicará en buscar la forma de ser lo más resilientes posibles, definiendo protocolos que sean flexibles y de fácil adaptación.

Conocer las expectativas de las partes interesadas e incorporarlas oportunamente en las etapas del proceso, es una buena práctica que puede darle grandes beneficios; es cuestión de invertir tiempo de calidad en este tipo de análisis.

Cuando requiera incorporar proveedores en sus procesos, es clave que los contratos incorporen cláusulas de continuidad del negocio, adaptadas a las necesidades reales y se debe exigir a las empresas comprender estos requisitos y ante todo que adopten una cultura resiliente para que la forma de operar este alineada a una visión que tenga como premisa la continuidad del servicio.

Crear cultura de gestión de riesgos y continuidad del negocio es una tarea que tienen las empresas en la actualidad, invertir en conversar, intercambiar conocimiento e inclusive en formar y capacitar a las partes interesadas en continuidad del negocio, tomar el tiempo para analizar con las empresas las expectativas, los requisitos, la calidad así como permitir que el entendimiento y conocimiento sea compartido y adoptado.

El Banco Nacional de Costa Rica, lidera esfuerzos importantes para ser resiliente y cuenta con acciones de mejora continua en tecnología, procesos, infraestructuras y personal e incorpora mediciones regulares a proveedores críticos en continuidad del negocio y seguridad de la información, de modo que los beneficios de estas acciones se ven reflejados en la alta disponibilidad de los productos y servicios que ofrecemos a nuestros clientes.

Cuantas más organizaciones decidan ser resilientes, ayudarán no solo al cumplimiento de sus objetivos estratégicos, a la comunidad y al país en general, sino que los beneficiados serán siempre cada uno de los clientes y usuarios.