Sobrevivir financieramente significa cambiar, desapegarnos

Dentro del enfoque del crecimiento personal y la espiritualidad, el término desapego para lograr un balance financiero, significa ser capaces de sortear las barreras de nuestra zona de confort para dejar de necesitar, de depender de cosas materiales, de vivir con miedo a perder cosas a las que nos aferramos en exceso; porque solo cuando seamos capaces de vencer al ego dejaremos de vivir en una fantasía económica que no se acerca ni remotamente a la realidad de nuestro bolsillo.

Intentemos por un momento explicar qué es para nosotros la felicidad. Hay quien diría que feliz es quien tiene grandes bienes, una buena pareja, mucho dinero en su cuenta bancaria.

Todo ello cubre sin duda muchas de nuestras necesidades más básicas. Sin embargo, ¿ofrecen estas dimensiones un sentido auténtico de bienestar?

En realidad, la definición más ajustada sobre lo que es la felicidad no puede ser más simple: Felicidad es la ausencia del miedo y no sufrir preocupaciones ni ansiedad.

Balance financiero

Para encontrar nuestro balance financiero debemos darnos a la tarea de buscar las verdaderas fuentes de nuestra felicidad, estas fuentes podrían ser las personas, los logros de las personas que apreciamos, los animales, la salud, la espiritualidad y la cobertura de mis necesidades básicas.

Es natural que en tiempo de crisis sintamos frustración, angustia y otro cúmulo de emociones antagónicas debido a ese temor, pero no es a causa del perder, sino del desapego, dado que en ese momento no estábamos preparados para cambiar nuestr estilo de vida.

Hacer las compras que acostumbrábamos, comer en los restaurantes que nos gustaban, salir a pasear, ver a nuestros amigos, ir de vacaciones, etc., son cosas que balanceaban nuestra carga emocional y ahora no lo hacemos.

¡Buscar una pausa para balancear esas cargas y dejar el temor al desapego de lado, es lo que debemos accionar ya!

En las crisis sobreviven quienes saben hacer sacrificios inteligentes, en este momento es tiempo de sacrificar las cosas banales y apegarnos a las fuentes de la felicidad real que inmediatamente me generará salud física y mental.

Distinguir lo necesario

Cada uno de nosotros es dueño de su destino y algo así implica valentía. Significa que debemos desapegarnos de las opiniones ajenas, de la necesidad de ser validados, de esperar la aprobación de los demás para seguir adelante con nuestras decisiones, sueños o proyectos.

Lo expresado en este artículo lejos de ser simple es más profundo: si en este momento no aprendemos a distinguir entre lo estrictamente necesario y lo accesorio es casi imposible que logremos encontrar una economía de subsistencia que le permita ser sostenible durante este período de crisis.

La vida es cambio, también movimiento y todo ello forma parte del desapego; está en nosotros hacerlo con sabiduría.

Artículo elaborado por Mario Lazo para BN Vital OPC.

Mario Lazo,
Encargado de educación e inclusión financiera del Banco Nacional.