Tejer sueños para construir un futuro

Paola Chaves Ramírez

Dirección de Relaciones Institucionales y Responsabilidad Social

“Nunca me imaginé que en ocho años iba pasar de la pobreza a tener estabilidad económica”, esas son las palabras de Karla Solano, dueña y creadora de Cambiáre, una empresa dedicada a fabricar prendas tejidas para mujer únicas en el mercado.

Su historia empezó cuando, por medio del programa “Ideas Productivas”, el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) le dio una máquina y materias primas para la confección del producto. Una vez que el negocio creció y el producto mejoró, Karla sintió la necesidad de tener un taller propio, por lo que accedió al fideicomiso que tiene el Banco Nacional con el IMAS (FIDEIMAS), fue cuando se convirtió en clienta del Banco Nacional.

 Hace 8 años,  coloca los productos principalmente en tiendas de suvenires. Aunque también está la venta directa con clientas. Actualmente, trabajan dos personas en el taller que tiene en la casa, porque no tiene la necesidad de irse a otro lugar, se considera una “tienda ambulante”.

Creciendo de la mano del Banco. Karla fue parte de la creación del programa Banca Mujer, y con su vinculación al programa ha pasado por un proceso de crecimiento y aprendizaje continuo que le ha permitido llegar a estabilidad económica que ahora tiene.“En las capacitaciones de Banca Mujer aprendí a escuchar a mis clientas, y ellas quieren que el producto les llegue sin tener que moverse a ningún lado, por eso me funciona trabajar en la casa y llevar el producto, sin que me visiten.”

“El Banco escogió a un grupo de empresarias y empezó a capacitarlas, y ahí fue donde se dieron cuenta que había mucho problema en la parte de gestión empresarial, cómputo, administración. Entonces de ahí se empezó a crear Banca Mujer, proceso del que fui parte” explicó Solano.

También ha recibido otros beneficios, como el diseño completo de la marca hecho por estudiantes de la Universidad Creativa gracias a una alianza que tiene Banca Mujer. Oportunidades de asistir a ferias y a show rooms, donde se he rozado con empresas grandes y tener contactos.

Aprendió, además, a colocar una prenda de invierno en tiendas de suvenires para que sea vendido en todas las épocas del año, y de esta forma exportar su producto a climas más fríos. 

Con Cambiáre todo es distinto; logró construir casa propia, tener carro, enviar a sus hijos a estudiar, y lo más importante sentirse satisfecha con ella misma.

“Uno empieza a comprar cosas pequeñas para vivir mejor, pero construir mi casa es un sueño hecho realidad, y todo con esfuerzo y gracias a mi empresa. Tengo tres hijos y todos estudian; así pueden tener un mejor futuro. Además, no tuve que salir a trabajar y puedo estar con ellos en todas las etapas de su vida. Me ha cambiado la vida totalmente, a mí y a mi familia”, dijo Karla Solano.

“Ahora soy una administradora, sé cómo administrar el dinero y cómo invertirlo. Aunque han pasado 8 años no he dejado de ir a capacitaciones y cursos que me ofrecen en Banca Mujer, y por eso es que he crecido empresarialmente; no he dejado de aprender y capacitarme”, finalizó la orgullosa empresaria.

Para más información de los productos puede visitar “Cambiáre” en Facebook. (https://www.facebook.com/cambiarecr