‘Transformando comunidades’ apoya a servidores comunitarios durante pandemia

Las medidas de distanciamiento social y las recomendaciones de quedarse en casa propias de la pandemia por coronavirus, alejaron a los turistas de Osa y Carate y provocaron que los lugareños vieran mermados sus ingresos.

Sin turismo en el Parque Nacional Corcovado, muchas de las microempresas conformadas por servidores comunitarios que atendían el hospedaje y alimentación de los visitantes se quedaron sin fuentes de ingresos.

Una de las afectadas, Yorleny Vargas contó que “cuando había turismo me compraban mis cultivos de camote, pero con la pandemia la situación se complicó”.

La Asociación de Desarrollo Integral Corcovado-Carate (ADI), entró en acción y lejos de lamentarse por la situación, se dedicó a idear una nueva forma en que los productos de la comunidad fueran comprados y aprovechados.

Los servidores comunitarios dan sentido a la labor que realiza el Banco Nacional en 54 comunidades de Costa Rica.
Los servidores comunitarios construyen empresas con ayuda del Banco Nacional y generan sustento para sus comunidades.

Transformando comunidades

Y con su idea en mente, ADI solicitó apoyo a nuestro programa Transformando Comunidades, que se caracteriza por trabajar con  Asociaciones de Desarrollo Integral. También con Uniones Cantonales en el marco de la ley 3859 y con ASADAS (desde 2018).

Por medio del programa, aportamos capital semilla y transformamos a estas asociaciones de desarrollo en microempresarios. 

“Es gente a la que les llevamos esperanza. Lo que hacemos es construir empresas donde los dueños son las comunidades del país”, comentó Silvia Chaves, jefa de BN Sostenibilidad.

En el caso de Osa, debido a que el turismo se paralizó, los lugareños solicitaron nuestro respaldo para desarrollar una plataforma de comercialización de los productos en línea, es decir, una plataforma de e-commerce.

Se les otorgaron fondos y así convirtieron su actividad económica en un ejemplo de innovación y las familias de la comunidad pudieron reactivar sus ingresos.

“Esta es la segunda vez que el Banco Nacional nos apoya”, destacó Evaristo Bellanero, un productor de maíz de la zona beneficiado con la iniciativa.

“En tiempos de crisis, como los que actualmente vive el país y el mundo, la banca tiene ahora más que nunca que ser responsable y además solidaria con las personas y en armonía con el ambiente”, afirmó Chaves.

Los vecinos solicitaron el apoyo del banco

Día Nacional de los Servidores Comunitarios

Como la de ellos, hay muchas historias de esfuerzo, entrega y pasión que hemos conocido a lo largo de casi 13 años del programa. Deseamos impulsar muchas más.

En la actualidad, trabajamos con 54 comunidades en todo el país.

Ese acercamiento nos permite impulsar las economías locales y desarrollar proyectos productivos, encadenamiento y generar empleo para personas en situaciones vulnerables.

Solamente el año pasado impactamos a 49.000 personas y en lo que va de este 2020, unas 30.000 ya se han beneficiado con el programa.

Sin embargo, no actuamos solos, también hemos trabajado en conjunto con la Dirección Nacional de Desarrollo de la Comunidad (Dinadeco).

Desde el Banco Nacional nuestro objetivo ha sido promover la creación de emprendimientos o bien, fortalecer negocios ya existentes, para transformarlos en pymes comunales.