Variados fideicomisos del Banco Nacional apoyan administración de bienes y recursos de sus clientes

  • Muy útiles para administrar recursos de clientes o sus familias, y para objetivos testamentarios.
  • Permiten la custodia segura e individualizada de bienes.

22 de abril, 2021. El Conglomerado financiero del Banco Nacional tiene a disposición de las personas diversos fideicomisos muy útiles para las personas que tienen bienes y recursos, y desean un apoyo en su administración, y también para incrementar sus capitales, en un marco de orden y eficiencia en el manejo financiero.

Un fideicomiso es un tipo de herramienta financiera que tiene el Banco y que se puede emplear para múltiples actividades.

Entre ellas como administración de bienes, manejo de inversiones, simple custodia para garantía u otro objetivo, así como para el manejo patrimonial con cláusula testamentaria, entre otros.

Entre las herramientas financieras que se ofrecen figuran el Fideicomiso de Administración, el Fideicomiso de Inversión, el Fideicomiso Testamentario o Planeación Patrimonial y el Fideicomiso de Custodia.

“Estos fideicomisos son una excelente idea para mantener orden y seguridad en sus bienes.

Entre sus beneficios destaca que dan seguridad y protección al convertirse en un patrimonio autónomo, destinado a fines específicos y manejados con expertos en el tema”, explicó la Directora de Fideicomisos del Banco Nacional, Sra. Lourdes Fernández Quesada.

Los pasos o requisitos que debe realizar una persona para concretar un fideicomiso son muy simples y principalmente se requiere que el interesado se acerque a las oficinas del Banco Nacional.

Luego que conjuntamente se levante el modelo de fideicomiso propio para sus necesidades.

A continuación, se describen los fideicomisos, según cada necesidad:

Fideicomiso de Administración:

El cliente (Fideicomitente) transmite al Fiduciario (Banco Nacional) la administración y manejo directo de sus bienes. Estos bienes salen totalmente del patrimonio personal del Fideicomitente y se encuentran garantizados sobre eventualidades que puedan afectar el patrimonio de este (propiedades o capitales).

Este tipo de Fideicomiso es una herramienta segura para los clientes, y siempre de acuerdo con sus necesidades presentes y futuras.

Fideicomiso de Inversión:

El cliente puede de manera libre realizar una administración de su capital y sus ahorros, mediante un portafolio de inversiones y una muy buena administración, de acuerdo con las instrucciones del Fideicomitente, según su necesidad y expectativa.

El Banco cuenta con expertos en el área de inversiones, de manera que su cartera sea productiva y con rendimientos atractivos, pero seguros de que, a su vez, se reinviertan para aumentar el capital del Fideicomitente.

Fideicomiso de Custodia:

El cliente permite que una institución pueda actuar como administrador en el resguardo de su patrimonio (capital, títulos valores, propiedades, entre otros), conservando el objetivo principal señalado en el Contrato de Fideicomiso. Lo anterior con entera seguridad y confianza.

Se diferencia de los anteriores porque en este caso simplemente hay resguardo seguro de bienes.

Fideicomiso Testamentario o Planeación Patrimonial:

El cliente constituye un fideicomiso y aporta determinados bienes, con el fin de que cuando fallezca, el Fiduciario los entregue a las personas que haya designado como fideicomisarios.

Tiene una característica muy interesante, y es que como estos bienes salen del patrimonio del Fideicomitente, al morir los bienes fideicometidos no forman parte del proceso sucesorio y son distribuidos por el Fiduciario, conforme a las instrucciones que haya establecido el Fideicomitente, sin más requisito que la prueba del fallecimiento.

Es así un servicio de administración e inversión de bienes y capital, de acuerdo con un contrato previamente establecido, el cual funciona como un testamento en caso de que fallezca el cliente.

Para más información sobre Fideicomisos personales, se puede contactar al 2212-2000, o visitar una agencia.